Como ocurrió con el caso Ariel Tapia, ahora sucede con el crimen de Juan Pablo Ortiz, acuchillado por su esposa Guadalupe Ojeda en Chimbas.