Aseveró que no se puede hablar de un problema de salud pública si no se define el umbral entre el que tiene una adicción y el que está traficando.