La falta de previsión de los Estados miembros de la UE tendrá como resultado un coste significativo para la salud pública y la sociedad.