Esto implica un cambio en el proyecto que presentó el Gobierno, el que proponía que sólo el cirujano podía negarse a interrumpir el embarazo.