Así expresó el ministro de Salud Pública de Cuba, el doctor Roberto Morales Ojeda, en la 70ma Asamblea Mundial de la OMS en Ginebra.