Casi 2.500 canadienses perdieron la vida por sobredosis de drogas opioides en 2016, de acuerdo con la Agencia de Salud Pública de Canadá.