El zika, el virus trasmitido por mosquitos que disparó una alarma de salud pública el verano pasado, casi ha desaparecido del ojo público.