¿No será que en este mortal asunto subyacen factores sociales, económicos y políticos, que desesperan y aturden a la gente en su quehacer …