El Servicio de Salud Pública británico ha publicado este viernes un informe sobre las condiciones en las que se encuentra el organismo público.