Las falencias en infraestructura, personal y provisión de medicamentos son la muestra constante del abandono de la salud pública en la provincia.