Afiliado al Tea Party y aliado de Trump en las primarias, fue uno de los mayores críticos del plan de salud pública de Obama aprobado en 2010.