El 1º de febrero del 2016, la directora de Organización Mundial de la Salud (OMS) declara emergencia de salud pública de importancia internacional.