El Ministerio de Salud de la Provincia de Jujuy avanza fuertemente para prevenir casos de suicidio. Esta problemática es una de las más complejas sobre el territorio provincial y bajo este marco desde la Secretaría de Salud Mental y Adicciones se están implementando estrategias terrenales y acciones conjuntas con organismos y asociaciones.

El Secretario de Salud Mental y Adicciones, José Manzur, brindó detalles sobre las acciones y estrategias que se están coordinando conjuntamente con instituciones, asociaciones y organismos que trabajan en la materia a nivel provincial y nacional. Además, se refirió a la pronta finalización del plan provincial de adicciones y salud mental que contará con una fuerte apuesta en lo territorial.

“Desde el Ministerio de Salud y, puntualmente desde la Secretaría de Salud Mental y Adicciones, estamos muy preocupados por el tema de suicidio y esto significa que como la Secretaria va a contar con la Dirección de Salud Mental, ya se están implementando acciones que abordarán diferentes cuestiones relacionadas con la prevención del suicidio”, detalló Manzur.

En ese contexto, el Secretario de Adicciones y Salud Mental explicó que “por un lado, sobre prevención, en los próximos días vamos a convocar a las diferentes organizaciones, asociaciones y personas que están trabajando en el tema para acordar acciones que impliquen llegar a la comunidad con más fuerza porque, evidentemente, en estas situaciones hay señales de alarma que no estamos teniendo en cuenta. Por ello el objetivo es avanzar conjuntamente articulando estrategias comunes a todos”.

Por otra parte, José Manzur marcó que se comenzará a trabajar fuertemente con el SAME coordinando actividades logísticas a fin de lograr intervenciones rápidas fundamentalmente cuando se presenten señales de alarma. “Independientemente de ello también estamos empezando a realizar un relevamiento del recurso humano con el cual contamos en lo que hace a salud mental”.

Continuando, el funcionario comentó que “en la mayoría de los hospitales hay servicios o profesionales de salud mental trabajando. Entonces acordaremos acciones puntuales en ese sentido. Hay zonas de mayor vulnerabilidad con respecto al suicidio . En estos lugares concretos, redoblaremos los esfuerzos, teniendo en cuenta que ya estamos implementado líneas de acción”.

Sobre las recomendaciones para tener en cuenta al momento de sospechar si una persona es un potencial suicida, Manzur explicó que “hay una serie de indicadores importantes. Estar atentos fundamentalmente a cambios en la conducta habitual de la persona y también tener en cuenta que ciertos individuos suelen ser más vulnerables que otros ante determinadas situaciones de vida. Sin embargo, el más importante es el cambio en estado emocional y conductas. Esto puede permitir sospechar que algo le está sucediendo”.

Llamó a reflexionar sobre la necesidad de acompañar y ayudar a esas personas reflexionando que “en general, la persona en cuestión, será la que menor ayuda solicite. Por ello aquellos que los rodeamos somos los que tenemos la responsabilidad de empezar a consultar para llegar a esa persona que puede estar atravesando alguna situación”.

Como cierre, Manzur se refirió a la Ley Nacional de Salud Mental. “La provincia se está adhiriendo, lo cual implica movimientos e intervenciones en determinados Centros de Salud. Por ello estamos concluyendo con el Plan Provincial de Salud Mental y Adicciones, el cual se enmarca en esta nueva ley siguiendo sus lineamiento y esto nos brinda el marco necesario para intervenir básicamente con una fuerte apuesta a lo territorial”.

Prejuicios sobre el suicidio

Según la Ley Nacional de Salud Mental (N°26.657) es fundamental trabajar para derribar prejuicios instalados en la comunidad referentes al suicidio:

Prejuicio 1. “El que dice o amenaza con que se va a matar, no lo hace”; la mayoría de las personas que se suicidan, hicieron saber el propósito de acabar con su vida.

Prejuicio 2. ”El que se suicida está atravesando una depresión”. Puede ocurrir durante un proceso depresivo o no.

Prejuicio 3. “Hablar con una persona sobre sus intenciones de matarse incrementa el peligro”. Hablar sobre suicidio reduce la posibilidad de cometerlo y puede ser una oportunidad para ayudar a quien está padeciendo.

Prejuicio 4. “El suicidio no se puede prevenir porque ocurre por impulso”. Toda persona antes de cometer un intento de suicidio evidencia una serie de síntomas detectables: aislamiento, persistencia de ideas negativas, desesperanza, llanto incontrolable, retraimiento de los sentimientos, inhibición de la agresividad, entre otros.

Prejuicio 5. “El que intenta el suicidio es un cobarde o un valiente”. Las personas que intentan suicidarse no son cobardes ni valientes, sino personas que sufren. El suicidio no es un hecho delictivo.

Prejuicio 6. “Los niños no se suicidan”. Después que un niño adquiere el concepto de muerte puede cometer suicidio.

Prejuicio 7. “La tendencia al suicidio es hereditaria”. No es hereditaria. Lo que si puede trasmitirse por medio de la educación es la visión sobre el suicidio como una forma de solución a los problemas.

d7f72bc7ba127d6153fff2a192a6947f[1]