El 2015 quedará en la historia de la AMM como un año de cambios y progresos. Esta entidad que siempre aporta para crecer, para una mejor calidad de la atención ha tomado la decisión de que alguien de los médicos municipales y del sistema conduzca el ministerio. Porque ese lugar solo lo puede conocer quien está en la dirección de un hospital público; solo se aprende desde adentro del hospital. Y es necesario decirlo en este momento en el que hay nuevos gobiernos, nuevos proyectos, los que acompañaremos siempre que las políticas que se definan estén dentro de las convicciones de médicos municipales.

El final del año es el momento en el que debemos realizar un balance de lo vivido. La AMM atravesó en 2015 una gran cantidad de acontecimientos que merecen ser destacados. En las paritarias logramos alcanzar un aumento que superó la inflación, y pudimos acercarnos a lo que pretendíamos en materia salarial. Y también se consiguió que las jefaturas pasaran a ser remunerativas, un reclamo histórico de la AMM que impacta de manera positiva sobre todo en el sueldo de los colegas cuando se jubilan.

En materia de salud mental continuamos luchando por la necesidad de modificar la nueva ley y de lograr poner en su lugar al vergonzante Órgano de Revisión, que constantemente afecta las incumbencias médicas, el trabajo de los colegas y el bienestar de los pacientes.

La violencia es otro de los temas que lamentablemente ocupó la realidad de la salud. Todos sabemos las consecuencias de este flagelo y es por eso que la AMM ha trabajado desde mitad de año en un preproyecto para discutir una ley sobre la violencia hacia el equipo de salud para que esos ataques se tipifiquen de otra manera.

Con respecto a la capacitación, continuamos innovando, el Instituto para el Desarrollo Humano y la Salud nos quedó chico y decidimos comprar un nuevo edificio donde vamos a seguir con el formato de enseñanza tradicional y virtual, pero además avanzaremos con la instalación de simuladores para que todos puedan acceder a la mejor tecnología, sobre todo los más jóvenes.

En relación al excelente trabajo realizado entre los diferentes gremios médicos debemos destacar el gran desarrollo que conseguimos con la Asociación de Médicos de la Actividad Privada (AMAP), mutuamente crecemos como representantes de los médicos de todas las áreas. Con la AAARBA logramos en su momento un acuerdo fundamental que si no se hubiese realizado, el 60% de las guardias hoy no tendría anestesiólogos. Así que es necesario dejar de criticar y remarcar la importancia de las acciones en conjunto con esta entidad. Con la Federación de Profesionales continuamos juntos desde hace años y los acompañamos en los momentos duros que debieron pasar. La Agremiación Médica Platense es una entidad que piensa igual que nosotros, compartimos las mismas problemáticas, unificamos acciones y seguimos luchando en conjunto.Y con los colegios médicos también desarrollamos una gran tarea que continuará avanzando firmemente

El trabajo con los residentes es constante, ya que logramos incluirlos en las discusiones paritarias, reclamamos continuamente por las CyMAT y avanzaremos sobre la capacitación con el centro de simuladores de avanzada tecnología.

Sabemos que se modificó la estructura del ministerio. Esperamos que sea en función de la salud pública. La atención primaria de la salud es mucho más que los centros de salud, es una estrategia de atención de la salud.

Y sobre las expectativas que tenemos con respecto al futuro es necesario que no se olviden de abordar las problemáticas de las especialidades críticas. Hay que avanzar en esas soluciones, porque de lo contrario se transformará en un inconveniente muy grave. Y además exigiremos que se termine con la burocracia de los nombramientos, porque de otra forma no se puede seguir brindando una salud pública de calidad. Es imprescindible que se solucione esta situación que es la responsable de la falta de recursos humanos en la guardia, en UTI, UCO, neo y otras por la demora de meses y años en sus designaciones.

Las terapias intensivas no pueden continuar trabajando como lo hacen actualmente. Así como es muy importante reforzar el primer nivel de atención, también se deben equipar a todos los hospitales con las camas y la tecnología necesaria. Esto no es solo un reclamo nuestro sino de toda la población. Nuestro hospital público es a veces criticado, pero sabemos que es referencia en la Argentina, y somos nosotros los que hicimos esos hospitales públicos, en las sala, en los quirófanos, en los consultorios, y no en los escritorios.

Las guardias tienen varios problemas a solucionar. Entre ellos, la estructura, las demoras en los nombramientos y la falta de concursos. Queremos las condiciones necesarias para poder trabajar porque somos nosotros los que estamos al frente de estos servicios, los que padecemos la violencia en cada uno de los hospitales.

Necesitamos un equilibrio entre lo edilicio, lo tecnológico y los insumos porque si no existe una política pública de salud de Estado que aglutine y organice todo esto, es muy difícil funcionar correctamente; no permitiremos que nos responsabilicen por el mal funcionamiento si no nos dan los elementos en tiempo y cantidades necesarias.

En lo que concierne al AMBA, en cuántas oportunidades nos reunimos para poder llevarlo adelante. Siempre hubo alguna traba pero hoy existe el mismo color político en la CBA y en la provincia, y es necesario que se implemente porque no debe existir una división territorial para la atención de los pacientes. El AMBA es una coordinación que debe llevarse adelante lo antes posible. Están dadas todas las condiciones para que sea así y nosotros aportaremos nuestra experiencia para que se pueda desarrollar definitivamente.

En los reclamos mencionamos una sola vez las paritarias y bien es sabido que discutimos fuertemente nuestros salarios, pero el conflicto generalmente no está ahí, y nosotros seguimos actuando en defensa de la salud pública. ¿Por qué? Porque somos un gremio distinto, porque además de nuestros colegas, nos importan los pacientes.

La AMM está convencida de que a este sistema hay que hacerlo más eficiente y más eficaz, que hay que hacerlo con la gente del sistema; no hay otro camino. Esta entidad construye, colabora, empuja para crecer y debate siempre con un norte bien definido: la salud pública, no solo la de la planificación, que sí bien es parte de ella, no es la esencial. Nuestra salud pública es la equitativa, la solidaria, es la que se vive día a día en los hospitales y no en internet.

Estamos convencidísimos de que la salud pública de los hospitales de la ciudad la manejan los médicos sanitaristas de esos hospitales: que quede claro que los CEO administran, pero las políticas de salud las fijamos nosotros, con nuestras necesidades, nuestra sapiencia, con la gente que sabe hacia dónde vamos, con la claridad que nos da la convicción de que la defendemos por sobre todo. No somos las bestias negras del sistema, ni tampoco la esperanza blanca, sí somos la esperanza del guardapolvo blanco, eso sí. Somos un gremio médico que defiende la salud pública y las condiciones de trabajo, para que lo escuchen los de adentro y los de afuera también.

Estén convencidos de que vamos a apoyar todo lo que favorezca el crecimiento, pero sepan que la buena medicina no pasa por el control biométrico, pasa por otro lado. Por eso está muy bien que nuestro sistema sea conducido por alguien del sistema, en donde sobran capacidades y conocimientos para hacerlo.

A los que ven soluciones mágicas traídas desde afuera, les decimos que la pólvora ya fue descubierta y que desde internet se pueden bajar muchos planes y power point, pero las mejoras se consiguen cuando quien las hace realmente sabe, y no cuando cree conocerlas.

El mejor ejemplo lo dio el señor presidente de la República Argentina, quien fuera ocho años jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Con él tuvimos idas y vueltas, acuerdos y desacuerdos, diálogo permanente, y mucho trabajo, pero eligió para regir los destinos de la salud del país a un médico municipal y a otros médicos municipales para que lo acompañen.

Fin de año: brindo por todos los médicos de nuestro país, por el equipo de salud y también lo hago por el compromiso, la fuerza y la unión de nosotros, los médicos municipales.

gilardi[1]