Calidad de la atencion medica

amedica_10Calidad de la atención médica.
Alumnas: Marcela Delia – Marta Cantarell – Carla Florencia Di Giorgio – Marina Celeste Iglesias
Curso Básico de Auditoría Médica
Profesor Dra. Laura Cordero
Institución Médicos Municipales
Fecha de entrega Lunes 11 de diciembre del 2006

Indice general

Portada 1
Indice general 2
Indice de figuras 3
Introducción 4
Objetivos 6
Capítulo 1 Marco Teórico
1.1 Qué se entiende por calidad 7
1.2 Las 3 dimensiones de la calidad 8
1.3 Auditando calidad 12
1.4 La relación médico-paciente 18
1.5 Calidad y Responsabilidad 19
Capítulo 3 Desarrollo Metodológico
3.1 Trabajo de Campo 24
Conclusiones 44
Anexo: Encuestas 47
Fuentes de referencia 59

Indice de figuras
Las 3 dimensiones de la calidad 9
Principios básicos de la gestión de calidad 11
Espiral de la calidad 16
Proceso-Flujo de la calidad 17
La relación médico – paciente 19

Introducción

El mundo está cambiando en las últimas décadas en relación a la importancia de la calidad como componente esencial en todo sistema de salud. Ello se relaciona con que, a medida que la sociedad alcanza un nivel mayor de vida, adquieren relevancia cuestiones estrechamente emparentadas con ello: la protección de la salud, los derechos de los pacientes-consumidores, etc. En líneas generales, los pacientes pueden parecer poco sensibles a la calidad de la atención médica, quizás por conformismo, quizás por ignorancia, u otros factores. Incluso, un paciente puede encontrarse globalmente satisfecho con el sistema hospitalario en general. Pero cuando se tienen en cuenta cuestiones concretas como la amabilidad en la atención, el trato, y la relación con el médico, con todo lo que ello implica, pueden aparecer críticas importantes o relevantes que deben ser tomadas en cuenta.

Estas cuestiones que en la sociedad actual resaltan, inciden en todos los actores del sistema, desde profesionales liberales, el nosocomio, los pacientes y hasta en el Estado mismo.

En el presente trabajo investigaremos cuestiones como la calidad de la atención, su gestión, y su relación con el campo de la responsabilidad como fuente generadora de derechos y obligaciones. Expondremos también que papel juega la auditoría en este tema.

Nuestra hipótesis de trabajo es la siguiente: Los reclamos originados en la mala calidad de la atención médica tienen su causa en la deficiente relación médico-paciente.

Como metodología de trabajo, investigaremos cierta normativa, doctrina y la interpretación que ha tenido la jurisprudencia en este tema. También realizaremos un trabajo de campo, consistente en entrevistas y encuestas de opinión a profesionales médicos y pacientes del Hospital Santojanni. Analizaremos los resultados de las mismas, las interpretaremos con gráficos ilustrativos y por último, haremos nuestras conclusiones.

Objetivos

Nuestros objetivos en el presente trabajo son: reflexionar sobre la importancia de la calidad de la atención médica, reconocer los diferentes aspectos que conforman el campo de la calidad, investigar el vínculo existente entre la calidad de la atención médica y la relación médico-paciente. También nombrar y utilizar algunas de las técnicas de evaluación utilizadas en el monitoreo de la calidad de la atención médica, como las encuestas de opinión y de satisfacción. Por último, intentaremos mencionar algunas de las actividades propuestas para iniciar el mejoramiento de la calidad y por ende la reducción de reclamos en este sentido.

Capítulo 1

Marco Teórico

1.1 Qué se entiende por calidad

El concepto de calidad tiene su origen en los procesos industriales. Así, en el ámbito de las empresas se habla de Calidad total como el conjunto de principios, de métodos organizados y de estrategia global que intentan movilizar a toda la empresa con el fin de integrar los esfuerzos de mejora continua de todas las personas y estamentos de la organización para proveer productos y servicios que satisfagan las necesidades de los consumidores al menor coste. Juran define la Calidad como la idoneidad o aptitud para el uso de un determinado producto o servicio; es decir, un producto o servicio será de Calidad si sirve para lo que está previsto que sirva. Este concepto exige una definición previa de qué necesidades y expectativas están previstas que sean satisfechas por el producto o servicio a evaluar.
Deming define la Calidad en función del sujeto que ha de juzgar el producto o servicio. Para Ishikawa el concepto de Calidad es muy parecido, ya que la Calidad del producto o servicio es la satisfacción de los requisitos de los consumidores de ese producto o servicio.
La American Society for Quality Control define la Calidad como la totalidad de funciones y características de un producto o servicio dirigidas a satisfacer las necesidades de un cierto usuario. En los manuales de normas ISO (ISO 29004-2) se define la calidad como el conjunto de especificaciones y características de un determinado producto o servicio referidas a su capacidad de satisfacer las necesidades que se conocen o presuponen.
Hasta aquí hemos visto lo que es la Calidad en el campo industrial. En lo referente al terreno sanitario, también ha ido evolucionando el concepto de Calidad. Existe una definición clásica (IOM 1972) que dice que una asistencia médica de Calidad es aquella que es efectiva en la mejora del nivel de salud y grado de satisfacción de la población, con los recursos que la sociedad y los individuos han elegido destinar a ella.
La OMS (1985) define que la Calidad de la asistencia sanitaria es asegurar que cada paciente reciba el conjunto de servicios diagnósticos y terapéuticos más adecuado para conseguir una atención sanitaria óptima, teniendo en cuenta todos los factores y conocimientos del paciente y del servicio médico, y lograr el mejor resultado con el mínimo riesgo de efectos iatrogénicos y la máxima satisfacción del paciente durante el proceso.
Podríamos seguir dando definiciones, pero creemos que como punto de partida para desarrollar un sistema de calidad en el ámbito sanitario, se debe tener en cuenta al sujeto de esta atención, que es el paciente. Estas otras dimensiones, que tienen en cuenta al paciente, son aquellas que veremos a continuación.

1.2 Las 3 dimensiones de la calidad.

La calidad de los servicios sanitarios tiene tres componentes fundamentales: técnico, interpersonal y de amenidad. Los elementos técnicos están constituidos por las investigaciones, tratamientos e intervenciones. Los elementos interpersonales incluyen características tales como la comunicación y la consideración de la dignidad del paciente; en cuanto que los elementos de amenidad se refieren a las condiciones del entorno y hoteleras (alimentación, lavandería, etc.).

Desde una perspectiva que incumbe a la salud pública, estos componentes se podrían completar con la asistencia proporcionada a la comunidad, implicando dimensiones tales como accesibilidad y equidad .
Por pragmatismo, quizá sea conveniente limitarse a discutir las tres dimensiones de la calidad de los servicios sanitarios que se ilustran en la figura 1: calidad para el cliente, calidad administrativa y calidad profesional.

Los tres círculos de la figura 1 se superponen, ya que es obvio que ninguno de ellos puede, aisladamente, conseguir una mejora en la calidad de la asistencia.

Si la calidad ha sido definida como “cubrir completamente las necesidades de los que más necesitan el servicio, al menor costo para la organización, dentro de los límites y directivas establecidos por los estamentos superiores y por los compradores del servicio”, la interrelación entre los tres círculos se clarifica.
En particular, es importante no ceñirse a mejorar la satisfacción de aquellos pacientes, o clientes, que reciben el servicio, sino responsabilizarse de que todos aquellos que necesiten el servicio puedan acceder al mismo. Es este concepto el que obliga a que se efectúe una valoración de las necesidades de la población, lo que cae dentro de los dominios de la salud pública. Pero también se requiere que, para proporcionar asistencia de calidad a los pacientes, la eficiencia del servicio se tome en cuenta; esto es, que se evite malgastar recursos que puedan ser empleados con otros pacientes.
Recientemente se está introduciendo, en el estilo de gestión sanitaria, el concepto gestión de calidad total (o Total Quality Management [TQM]), que ha sido ampliamente proclamada como la razón del predominio de la industria manufacturera japonesa sobre la estadounidense. Las teorías detrás de este proceso de TQM han sido desarrolladas por norteamericanos, en particular por Deming y Juran (tabla 1).

La aproximación del TQM tiene unos elementos esenciales: 1) un compromiso hacia la calidad desde los más altos niveles del servicio; 2) un entorno participativo, donde todos los miembros son apreciados; 3) un buen sistema de calidad, concentrándose más en los procesos que en los individuos; 4) una aproximación al personal basada en la formación y/o entrenamiento y en el desarrollo del mismo; 5) una relación para con el cliente enfocada en sus puntos de vista y en sus deseos; 6) un reconocimiento a la importancia de la mejora
continuada de la calidad, y 7) una inversión en el desarrollo de la calidad, al reconocer que ésta mejora los niveles de beneficios al disminuir lo que se malgasta.
Aun cuando estos puntos de vista son asumibles, es necesario rebajar el énfasis expresado en la aproximación del TQM hacia los procesos, pues aunque éstos sean importantes, en uno de los componentes de la calidad de la asistencia sanitaria, el de la calidad profesional o auditoría médico-clínica, no lo son menos los resultados terapéuticos. En todo caso son más cruciales, porque son la dimensión de hasta dónde los procesos de la asistencia han tenido éxito.

1.3 Auditando calidad.

La Auditoria Medica de las prestaciones y servicios en salud, no se aparta de las auditorias que se realizan en otros campos del que hacer humano en cuanto a proceso, objetivos , evaluación e informe, constituyéndose en un instrumento de perfeccionamiento y educación continuas, que permite tomar resguardos en aspectos técnicos, administrativos, éticos y médico-legales en búsqueda de la excelencia. Consiste en una evaluación sistemática , realizada por médicos que compara las características o Calidad de la atención brindada y observada con la Calidad ideal y deseada, de acuerdo a criterios y normas preestablecidas. Las acciones anteriores se complementan con la gestión de riesgos, reclamos y conflictos además de la realización de auditorias programadas en forma prospectiva, con una visión de futuro, de acuerdo a las necesidades institucionales.
Así la Auditoria Medica se concibe como una instancia educadora mas que punitiva y sancionadora, donde se trata de aprovechar las experiencias, tanto las negativas, a través del análisis de incidentes-accidentes, como de las positivas para ir introduciendo en forma gradual correcciones y mejoramiento en cada uno de los procesos de atención, para satisfacer los requerimientos de los pacientes y sus familiares y asi poder cubrir las crecientes expectativas de los pacientes que acuden a nuestras instituciones de salud. En el cumplimiento de estos requerimientos, la Auditoría Medica se constituye en:
A- Un sistema de educación y perfeccionamiento continuos, preocupado de la Calidad, seguridad, calidez y humanidad de las prestaciones sanitarias, tratando de lograrlo a través de un proceso de enseñanza-aprendizaje, motivación y participación de todas y cada una de las personas que atienden pacientes.
B- Una instancia de mediación conciliación y solución de conflictos que puedan surgir en la relación medico-paciente, pariente e instituciones en beneficio de los involucrados y afectados.
C- Un sistema que mas que sancionar tiene un carácter preventivo del error médico y reparador del mismo de carácter no punitivo.
En cumplimento de sus objetivos la Auditoria Medica tiene algunos campos de acción, los que solo enumeraremos:
1- Aspectos educativos: estimulando una educación y perfeccionamiento continuos, lo que permite la obtención del aprendizaje y experiencia para enseñar.
2- Aspectos Técnico-Evaluativos: a través de la calificación de actos y conductas, lo que implica un control de Calidad.
3- Aspectos de investigación: detección de problemas, deficiencias y grado de cumplimiento de las normas lo que facilita establecer y delimitar responsabilidad Medica.
4- Aspectos Normativos: estimulación en la elaboración y readecuación de guías clínicas, normas, protocolos y manuales de procedimiento, lo que facilita y objetiva el grado de cumplimiento y sujeción a estas.
5- Aspectos Medico-Legales: establecer que se cumplan las normas legales y las disposiciones sanitarias vigentes. A) Prevención de la mala praxis y el error medico. B) Recomendaciones para el manejo de conflictos. C) Tratamientos de conflictos y eventos potencialmente indemnizables. D) Actuación en estrecha colaboración con la asesoría legal de la institución.
6- Aspectos Éticos: promover el fiel cumplimiento de las conductas de las personas de acuerdo a las normas éticas y morales.
7- Aspectos financieros y de mercado: conociendo toda la información que proporciona la Auditoria Medica se puede analizar la Calidad, la prestación costo-beneficio y la eficiencia, permitiendo la elaboración de indicadores de Calidad. En todos los aspectos de la Auditoria Medica es de gran importancia trabajar en la elaboración de programas, readecuar protocolos, guías clínicas, manuales de procedimientos, desarrollar sistemas para los distintos procesos de atención sanitaria y controlar su funcionamiento. Aún de mayor relevancia es hacer en la gestión sanitaria un uso juicioso de todos los medios y de la información generada, la cual al ser analizada, medida y evaluada, permite conocer la situación real y actualizada en que desarrollan los procesos, procedimientos y acciones en las distintas Unidades y servicios de un Hospital o clínica. Si contar con los distintos instrumentos, analizarlos, medirlos y evaluar los resultados es importante, es de mayor trascendencia poder tomar conciencia de las deficiencias y errores para poder introducir las modificaciones que permitan corregirlas y mejorar la Calidad y seguridad de los servicios; “el cambio no solo se produce al planificarlo sino también tomando conciencia de lo que no funciona”.

Se sabe que el aumento de la calidad conduce a una reducción de los costos a través de incurrir en menores faltas y/o errores como son las duplicaciones, readmisiones, dilaciones, y negligencias (lo que a su vez reduce los costos legales). Todo esto lleva a que los pacientes estén más satisfechos, lo que también redunda en que el personal haga otro tanto y vea cómo su orgullo por el trabajo se incrementa, creando un ambiente positivo que se traduce en menos ausentismo y en mayor creatividad. Esto es, se incremente la motivación, no sólo por el propio trabajo, sino por mejorar de forma constante la calidad misma del servicio ofrecido, tornando el círculo expuesto en la figura 2 en una verdadera espiral ascendente.

Dada la interrelación entre las tres dimensiones de la calidad que vimos anteriormente, es importante no perder el referente de TQM y analizar, al tratar de auditorías, los componentes que incumban a todas las dimensiones.
Para ello, será conveniente situarse desde la perspectiva del propio cliente en el convencimiento de que el hecho de seguir a algunos pacientes reales a través del proceso asistencial, anotar y analizar sus experiencias pueda ser más costo-efectivo que los resultados de encuestas de opinión, a la vez que proporciona información para identificar áreas problemáticas del servicio.
El modelo del flujo de proceso de la calidad para el paciente (tabla 2) proporciona un marco adecuado para analizar servicios -entendiendo, a la vez, las percepciones de los pacientes/clientes- e identificar fallos, errores cuándo y dónde éstos ocurran.

El modelo subdivide el servicio en una serie de etapas (o fases) que pueden ser consideradas individualmente (tabla 2). En resumen, a través de las ocho fases del modelo (selección, entrada, primer contacto, valoración, intervención, revisión, cierre y seguimiento) se capacita como un proceso la visión de un servicio y el trabajo de cada persona.

1.4 La relación Médico-Paciente
La relación médico-paciente es una forma específica de manifestarse las relaciones humanas. De aquí se deriva la pregunta ¿Qué le da la especificidad a la relación médico-paciente que le otorga identidad propia respecto a los demás tipos de relaciones humanas?
Varios elementos se toman en cuenta. El primero es el del “ámbito”. La promoción, el sustento y la restauración de la salud es el ámbito en donde se da la relación. La prioridad en la relación es, entre otras, rescatar la condición humana del hombre que sufre, deteriorada en cierta medida por la enfermedad.

Una primera categorización es el modelo de relación médico-paciente de Veatch en el que se plantean tres tipos de relación: la matemática, la sacerdotal y la contractual.
En una segunda categorización encontramos el modelo político de la relación, configurada por la relación médico-paciente tipo monárquica, oligárquica y democrática.
Una tercera categorización y que en cierta medida busca resumir las precedentes y muchas tanta existentes, es la que presenta a la relación médico paciente desplazándose entre dos polos que van desde el paternalismo a la autonomía. Al reflexionar sobre esta categorización, aludimos a los siguientes elementos constitutivos de la relación médico-paciente: universo valorativo, fines, aproximación, protagonistas, roles, tipo de comunicación, sentido y veremos como se manifiesta cada una de ellas dependiendo del tipo de relación.
Observemos el siguiente cuadro comparativo:

RELACIÓN PATERNALISTA
 Mono/Oligo Valorativa ELEMENTOS CONSTITUTIVOS RELACIÓN AUTÓNOMA
Abierta a los Valores
 UNIVERSO VALORATIVO
Solucionar un Problema FINES Humanizar una dimensión de la existencia.
Consultiva APROXIMACIÓN Deliberativa
Médico-Equipo Médico/Paciente PROTAGONISTAS Equipo Médico/Equipo Paciente
Paciente Espectador ROLES Paciente Protagonista
Monólogo Vertical COMUNICACIÓN SENTIDO Diálogo Horizontal

Ahora bien, hay que reconocer que son polos, extremos entre los que se desplaza la relación. De dichos polos pueden darse múltiples combinaciones. O también se puede dar la hipertrofia de uno de los elementos. La relación médico-paciente es tan florida como hombres hay, aunque siendo más específico, la riqueza del la relación va a depender más que del número distinto de personas, de las variadas concepciones del hombre que se tengan, acertadas o no.

1.5 Calidad y Responsabilidad

Observar el tema de la calidad en materia de auditoría no es referirnos a nada nuevo, ya que hace tiempo se trabaja en ello. Calidad de la atención médica, calidad de la prestación de salud. Existen autores que refieren que no basta con poner a disposición solamente los medios, los recursos, sino que es esencial que estos funcionen. Walter Carnota, explica que “no se trata de una pretensión de cantidad, sino de calidad”.
Dice que si bien hay un consenso acerca de las necesidades de mayores dosis de cuidados médicos, no lo hay en cuanto a los medios, a los sistemas, a los mecanismos, a los modos. Más adelante el mismo autor que el derecho a la salud es de índole prestacional (welfare rigth), y allí donde la prestación no llega, o es insuficiente cuantitativa y cualitativamente podrá afirmarse rotundamente que no hay derecho.

En relación a este tema que nos ocupa, sabemos que en la Argentina
Son frecuentes los reclamos por una deficiencia en la atención médica en sentido cualitativo. Un paciente que ingresa a un centro asistencial, y que ante la desorganización del personal e infraestructural se ve frustrado en su pretensión decidiendo no continuar atendiéndose, no ilustra un ejemplo desconocido.
Muchas veces, es fácil observar que ese resultado, deviene claramente de un orden causal notoriamente atribuible a la deficiencia de la atención médica.
La Corte Suprema de la Justicia de la Nación, dictaminó que “El adecuado funcionamiento del sistema asistencial médico no se cumple sólo con la yuxtaposición de agentes y medios o con su presencia pasiva o su uso meramente potencial, pues es imprescindible además que todos ellos se articulen activamente en cada momento y en relación a cada paciente. Ello, en tanto cada individuo que requiere atención médica pone en acción todo el sistema y un acto en cualquiera de sus partes, sea en lo que hace a la faz de la prestación médica en sí como a la faz sanitaria, sean el control de una y otra, en la medida que pueda incidir en el restablecimiento del paciente, demorándolo, frustrándolo definitivamente o tornándolo más difícil necesariamente compromete la responsabilidad de quien tiene a su cargo la dirección y el control del sistema.
También se ha dicho que “Quien contrae la obligación de prestar el servicio de asistencia a la salud debe hacerlo en condiciones adecuadas el fin en función del cual ha sido establecido y es responsable de los daños que cause su incumplimiento o su ejecución irregular”.
Respecto de la responsabilidad de la obra social por no garantizar que el servicio médico se brinde en condiciones óptimas, la Sala C de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, dijo que “Cabe admitir la responsabilidad no sólo de las obras sociales sino también de las clínicas, ya que estas deben encargarse de que el servicio se preste, y tal obligación debe cumplirse en condiciones tales que el paciente no sufra daño por deficiencia de la prestación prometida.”

El problema de la calidad se presenta siempre ante la disyuntiva de lo público y lo privado. Pero no se puede dudar que cada vez es más importante el factor “calidad de la atención médica” en un sector de creciente complejidad, y en el que se han impuesto fuertemente las reglas de la economía de mercado: libertad de elección, competencia, eficiencia, rentabilidad.

Emanado del Estado debe destacarse el Decreto 1424 del año 1997 (B.O. 30/12/1997) que instauró el Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Médica”, el cual es de aplicación obligatoria en todos los establecimientos de salud, en el Sistema Nacional del Seguro de Salud, en el Sistema Nacional de Obras Sociales, en el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, en los establecimientos incorporados al Registro Nacional de Hospitales Públicos de Autogestión, así como en los establecimientos dependientes de las distintas jurisdicciones provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y las entidades del sector salud que adhieran al mismo. El objetivo del Programa es normatizar las actividades vinculadas con el accionar sanitario –con el fin de asegurar la calidad de los servicios y de las prestaciones que se brindan a la población- y proponer las medidas necesarias para garantizar la calidad de los mismos.
El art. 3 habla específicamente de la calidad de las prestaciones de atención médica y del grado de satisfacción del usuario.
En el ámbito privado, las entidades de salud pueden, voluntariamente, acreditar sus noveles institucionales de calidad, a través del IRAM o del ITAES. El IRAM es el organismo que en la Republica Argentina certifica la calidad en el mundo empresarial, a partir de los estándares fijados en las normas ISO. El ITAES, es una organización no gubernamental surgida por personas que están al frente de establecimientos médicos líderes de todo el país, de las principales confederaciones y cámaras de prestadores de los servicios de salud, financiadoras del mercado de salud y algunas sociedades científicas.

Coincidimos plenamente con Oscar Ernesto Gayar cuando rescata la importancia de la acreditación de la calidad médica institucional, no sólo como herramienta del management para optimizar el posicionamiento de la entidad en el mercado de la salud; sino también como elemento coadyuvante en la prevención institucional frente a las demandas por el daño con base en la praxis médica.

También es necesario hacer una adecuada gestión de reclamos, debiendo contar con una planificación, procedimientos y personal capacitado, ya que para una relación de ayuda y de servicio no bastan los conocimientos técnicos y teóricos, sino que se necesita tener una actitud empática y ser capaz de ponerse en el lugar del otro, par su adecuado reporte, manejo, tratamiento y resolución en la instancia correspondiente.
Una vez producida la condición o deficiencia que dio origen al reclamo y registrado éste en los instrumentos destinados para tal efecto, deben seguirse esquemáticamente las siguientes etapas:
- Recepción y acogida empática del reclamante.
- Auditoría ( escuchar, anamnesis y registro)
- Análisis de lo sucedido (humano, técnico, médico y jurídico)
- Distribución. Solicitud de informes a los involucrados.
- Solicitud de Auditoría técnica a los expertos.
- Revisión de la bibliografía.
- Manejo y tratamiento. Trabajo en equipo.
- Solución , medidas adoptadas (explicación, completar tratamiento, reembolso, indemnización).
- Información al cliente
- Informe para archivo, aprendizaje y enseñanza.
- Revisión y evaluación de la efectividad de las medidas implementadas.

Capítulo 3
 Desarrollo metodológico

Trabajo de Campo

Nos situamos en el Hospital General de Agudos Donación F. Santojanni, ubicado en la calle Patrón 6222, en el barrio de Liniers, el día miércoles 29 de noviembre del 2006 a las 10:00 horas de la mañana, para encuestar y entrevistar a médicos y pacientes de dicho nosocomio y llevar a cabo nuestra auditoría planificada. Nuestro universo se compone de médicos y pacientes.
Nuestra técnica de evaluación fue cualitativa, donde la procedencia del dato es la opinión, el parecer de los actores consultados individual o grupalmente, sobre la magnitud, calificación o ocurrencia de esos eventos o circunstancias.
En cuanto a los médicos, las respuestas a nuestras preguntas serán agrupadas, a fin de poder realizar un análisis de las mismas. Requerimos respuestas más amplias, en virtud de ser individuos que por su educación, experiencia, posición en la comunidad o por la función que desempeñan, conocen ciertos problemas o situaciones con mayor profundidad que el resto, en este caso, sobre la calidad de la atención médica y los posibles reclamos.

Las encuestas a los pacientes, están orientadas a la satisfacción y la percepción de la calidad en la atención, son preguntas cerradas, de recolección de información, a un grupo definido de población acerca de la satisfacción por la calidad de la atención médica recibida.
Hemos tomado una muestra mínima, de 10 médicos y 10 pacientes, todos ellos del mismo hospital, y de distintos servicios.
Ante la necesidad de algún profesional de mantenerse en el anonimato, no se le ha preguntado el nombre al resto de los encuestados, respetando así la privacidad de todos ellos.

Si bien las respuestas han sido transcriptas a los fines de una mejor lectura y análisis de las mismas, todas ellas se encuentran adjuntas en sus originales en la última sección de este trabajo, denominada “Anexo”.
Sólo una de las encuestas ha sido grabada, por causa de falta de tiempo del entrevistado. Cabe destacar que lo subrayado es nuestro.

ENCUESTA A MEDICOS

Pregunta n° 1:
¿Cómo percibe Ud. en general y desde su experiencia particular la relación médico paciente hoy en día?

Rta.1: Actualmente dicha relación se encuentra quebrada; el perverso sistema de salud exige un diagnóstico, control y tratamiento del paciente cada vez en un tiempo más y más reducido, al menor costo posible, en instalaciones muchas veces menos que precarias, en detrimento del buen ejercicio de la profesión, poniendo en riesgo al profesional y sometiendo al paciente a una deficiente atención que conduce a una pésima relación médico paciente. Estos, por su parte, persisten en el arcaico pensamiento que la medicina es un sacerdocio, que somos incapaces de afrontar la cruda realidad. Se vive en una sociedad consumista, con crecientes exigencias y responsabilidades, tanto económicas como laborales, en la cual el galeno es incapaz de afrontar con el simple nombramiento. Los pacientes con sumo derecho, pero escaso criterio, exigen un ejercicio profesional de excelencia, demandando una atención que muchas veces ellos o su sistema de salud son incapaces de afrontar. Adoptan con el profesional una conducta recelosa inquisitiva e intolerante como si éste fuese el responsable de su situación.

Rta. 2: Creo que vista desde un ángulo general la relación médico-paciente está globalmente deteriorada, dedicándole a ella escaso tiempo.
Por otro lado, en forma particular creo mantener con cada paciente o en la mayoría de ellos una muy buena relación.

Rta. 3: Sí, es buena en general. Especialmente en salud pública hospitalaria.

Rta. 4: Considero que hoy una buena relación médico-paciente-familia, es algo que en pediatría permanece.

Rta. 5: Hoy en día la relación médico-paciente debe ser cordial, revalorizar al ser humano que a veces viene con escasos recursos buscando no sólo la atención médica sino alguien que lo escuche y le de una palabra de aliento.

Rta. 6: Creo que en general la relación médico paciente está desgastada, descuidada, a veces parece que los pacientes fueran a hacer un trámite en lugar de ir a ver al médico (entran y salen), no hay diálogo, ni revisación sólo una receta y nada más.
En lo particular trato de revertir esta situación.

Rta. 7: La relación médico-paciente cada día se hace más difícil, sobretodo por la situación socio-economica. La gente viene agresiva y quiere que el médico le solucione todos los problemas (no sólo de salud).

Rta. 8: En la consulta diaria el paciente se muestra más exigente debido a mayor información lo que lleva a evaluar la calidad de la atención recibida.

Rta. 9: Mala. Se nota mucho cuando los pacientes no cumplen las indicaciones médicas. Se nota que no hay confianza entre ambos. La medicina es una profesión hermosa, sobrecargada de alegrías y satisfacciones y es difícil reconstruir la confianza de un paciente cuando viene ya maltratado o desilusionado de otro colega.

Rta. 10: Difiere mucho según se esté en un hospital público o en un sitio privado. Es difícil trabajar en ciertas condiciones, por ejemplo, con falta de insumos o en condiciones críticas. Muchas veces no hay tiempo para entablar con el paciente la relación que corresponde, por falta de recursos, personal, etc. La relación no se da salvo que se trate de un consultorio particular.

Análisis: Es evidente como la mayoría de los médicos encuestados reconocen una ausencia o deterioro de la relación médico-paciente, en los siguientes resultados:
El 70% ha opinado que dicha relación es mala o imposible (esto último atribuible adversos factores, por ej. Socio-económicos); mientras que sólo el 30% ha dicho que es buena y cordial.

Pregunta n° 2:
¿Ha recibido quejas de los pacientes sobre mala atención médica? En su caso, ¿De qué tipo?

Rta. 1:Constantemente, desafortunadamente en la actualidad uno no sólo debe actuar con empatía frente a la enfermedad sino frente al constante cuestionamiento de los pacientes acerca de las restricciones, imposibilidades y burocracias de su sistema de salud, del cual desafortunadamente uno se ve esclavizado.

Rta. 2: Sí, algunas quejas he escuchado, pero en general es por la demora en los turnos de atención, sobre todo en el ámbito hospitalario. En forma individual en algunas ocasiones me dicen que debería estar en contacto con los especialistas a los que derivo, y en realidad no lo estoy.

Rta. 3: Sí. Del escaso tiempo dedicado, sobre todo en obras sociales y prepagas. No se sienten contenidos en un examen clínico exhaustivo. Demasiada burocracia para cosas simples. Por su parte, los médicos se hallan presionados a atender pacientes cada 10 min. y llenar papeles, con honorarios que, en el caso de Anatomía Patológica, son del año 1989, en Australes, que no cubren los costos de una biopsia.

Rta. 4: Sí, en ocasiones, aunque no fueron planteados por mi forma de actuar sino por el sistema, falta de insumos, falta de personal de enfermería, demora en la atención por un solo pediatra en la guardia externa e interna.

Rta. 5: Particularmente en mi caso no he recibido quejas a veces mi secretaria me ha dicho que algunos pacientes se quejan de demoras en los turnos, pero cuando entran al consultorio “no dicen nada”.

Rta. 6: Muchas veces he recibido quejas (vergüenza ajena) de turnos suspendidos sin ser avisados con anterioridad, me han contado pacientes de haber consultado a un especialista que lo ha tratado con superioridad y de mal modo, por lo cual abandono el tratamiento, o colegas que sólo transcriben recetas y nada más.

Rta. 7: Sí, todas las guardias hay gente que se queja porque los turnos son a largo plazo y no pueden esperar por eso vienen a la guardia; porque el médico que los atendió anteriormente no le dió un diagnóstico y por lo tanto la medicación no le hace efecto o se quejan porque no son atendidos ¡Ya!. No teniendo en cuenta que están en un sector de urgencias y que muchos pacientes están primero por su situación crítica.

Rta. 8: Personalmente no he recibido quejas, me ha comentado el sector administrativo que el paciente se queja de algunos colegas por el poco tiempo dedicado o por la no respuesta a algún tratamiento o medicación indicada sin diagnostico aparente.

Rta. 9: Muchas veces las quejas tienen que ver con que el sistema de salud no cubre el mejor método diagnóstico o terapéutico, sometiendo al profesional a posibles responsabilidades legales, a tener que soportar los cuestionamientos y ansiedades del paciente, y a un ejercicio deficiente de la práctica médica.

Rta. 10: Si, se reciben, no sólo quejas sobre otros profesionales, sino también sobre el personal no médico, en cuanto al trato, por ejemplo.
Los profesionales no debemos olvidar que tratamos con personas y no con cosas.

Análisis: El 80 % de los encuestados ha recibido quejas en ocasión de su profesión, mientras que sólo el 20 % ha manifestado no haber recibido quejas. Entre las las quejas recibidas se mencionan principalmente aquellas relacionadas con el paternalismo médico (trato con superioridad), mal trato, mala atención, falta de cobertura para ciertas prácticas, falta de contención, burocracia del sistema, turnos distantes entre sí, etc.

Pregunta n° 3:
¿Considera que el actual sistema de salud perjudica la relación médico-paciente en el día a día? ¿Porqué?

Rta. 1: En mi humilde criterio, la principal causa de la aberrante relación médico paciente es sin lugar a dudas el actual sistema de salud, tanto público como privado con sus hartas diferencias y tristes similitudes.

Rta. 2: Sí, creo que el sistema de atención por la duración en la que los tiempos de atención, por turnos es cada vez menor, evita que el médico tenga junto al paciente un tiempo adecuado de reflexión y conversación, no logrando a veces una comunicación correcta de los mismas indicaciones médicas.

Rta. 3: Sí. El sistema de salud de obras sociales y prepagas perjudica la relación. Por ej. Una prepaga cobra cuotas de 400 a 600 pesos mensuales, que no se ven reflejadas en los honorarios médicos. Ej. En patología las piezas oncológicas no cubren los gastos, ni siquiera pensar en honorarios. El paciente exige atención acorde a su cuota. Desconoce, según encuesta informal, los honorarios profesionales, cree que el médico cobra $1000 por lo que percibe $ 4 – (valor nomenclador $9,99).

Rta. 4: Sí, porque dificulta la atención, la obstaculiza, la falta de tiempo al momento de la consulta, se sobrecarga al personal.

Rta. 5: El actual sistema de salud en algunos casos limita al médico en cuanto a medicación o estudios a realizar (se debe atener a Vademécum e indicaciones específicas).

Rta. 6: El actual sistema de salud está desbordado, tanto en lo público como en lo privado. Muchas obras sociales no cumplen con lo pactado y eso afecta la relación médico-paciente.

Rta. 7: El actual sistema de salud no contempla que a veces el recurso humano profesional se ve desbordado por la cantidad de pacientes que vienen de todas partes(capital, provincias) y a veces de países limítrofes, sin contar turistas de otros continentes. Hay falta de insumos, de giro de cama por lo que no se puede internar, se atienden no sólo pacientes de obras sociales que no cumplen con su función, sino aquellos que no tienen ninguna cobertura. Todo lleva a un desgaste físico y psíquico que daña la relación médico-paciente.

Rta. 8: La relación médico-paciente varía dentro del actual sistema de salud, depende si es privada o bajo relación de dependencia( o. sociales) o pública.
En mi caso en mi consultorio siempre la atención es cordial, trato de escuchar y de tener una buena relación.

Rta.9: El ámbito privado se maneja como una empresa, son empresas, no está en su ánimo perder dinero, por eso quizás allí consideran más el bienestar de los pacientes. Pero a la vez exigen del profesional mayor y mejor asistencia con menores recursos y gastos posibles, se nos paga inadecuadamente y eso dificulta la relación, nos convierten de profesionales en mendigos de nuestro ejercicio.

Rta. 10: Si, se perjudica porque en el ámbito público no existe tiempo material para dedicarle al paciente, los turnos son tan alejados que no permiten entablarla más como “clientes” y cuando se parte de esa base ya la relación se comercializa demasiado.

Análisis: El 80% de los encuestados afirmó que la relación médico paciente se encuentra obstaculizada por el actual sistema de salud, y los restantes no han contestado concretamente la pregunta.
Entre las causas de este deterioro en la relación, nombraron por ejemplo: las malas condiciones laborales en que trabajan, y los cortos tiempos que pueden dedicar a la atención de los pacientes.

Pregunta n° 4:
Cuando recibe quejas de los pacientes: ¿Existe un procedimiento a seguir impuesto institucionalmente para darle respuesta al reclamo? En caso negativo: ¿que pasos cree que se deberían seguir?

Rta. 1: En general las quejas las realizan al profesional, de no encontrar eco en él, directamente las realizan a la dirección médica del establecimiento; es frecuente observar las quejas hacia otro profesional cuando uno actúa como segunda opinión.

Rta. 2: No. 1) Comunicación escrita en registro de pacientes de la queja.
2) Evolución por parte del involucrado de los hechos acontecidos.
3) Buscar soluciones junto a autoridad superior, en beneficio del paciente y el médico.
  4) Comunicación al paciente de la decisión tomada.
  5) Implementación, en lo posible de dicha solución.

Rta. 3: No. Legislativo- Cuando se discutió el sistema de salud, estaban políticos, gremialistas y empresarios, no médicos, bioquímicos, etc. Los cargos de salud, los ocupa gente que no vio pacientes. Por ej. Quien dirige las residencias médicas no es médico.
Las decisiones las toma gente que fracasaron como médicos y no tienen idea de examinar un paciente, ajenas a la realidad.

Rta. 4: Se hace un descargo, que realiza el padre, y se eleva al jefe de servicio y dirección, pero nunca vi que se diera una respuesta o solución.

Rta. 5: Como dije anteriormente no he recibido quejas pero creo que el paciente puede apelar al que dirije la institución en mi caso Centro Médico para que tome las medidas pertinentes al caso.

Rta. 6: Cuando he recibido quejas, les digo que sus reclamos lo tienen que hacer al que dirije la institución (Director) o Jefe de servicio que él tomará las medidas necesarias.

Rta.7: Si recibo quejas de algún paciente, le digo que se dirija al Jefe de Guardia o en su defecto a la Dirección del Hospital.

Rta. 8: No he recibido quejas como lo exprese anteriormente será porque en la consulta existe el diálogo, el buen entendimiento y si el paciente tiene alguna duda la expresa libremente y le buscamos una solución al caso.

Rta. 9: No, no existen procedimientos previstos, porque la calidad de la atención del paciente no le preocupa a nadie, así como las condiciones laborales de los médicos tampoco. La medicina soñada por muchos se puede decir que es devastada por unos pocos. Los pacientes hoy se manifiestan en los hospitales, en la calle, y eso es lo adecuado para que la gente conozca el estado de la salud hoy día.

Rta. 10: Generalmente las quejas se las transmiten a los médicos, pero no deberíamos ser los destinatarios, porque no estamos para eso. Debería haber un lugar de “atención al paciente” para evacuarlas.

Análisis: En el 50 % de los casos, respondieron que no existe un procedimiento determinado para realizar las quejas. En el 40% dijeron que las quejas y reclamos deben hacerse al Jefe de Servicio o bien al Director del Hospital. El porcentaje restante no ha recibido quejas.

Pregunta n° 5:
¿Considera que los reclamos sobre la mala calidad de la atención médica podrían reducirse si se mejorase la relación médico-paciente? Si o no, y ¿porqué?

Rta. 1: Por lo antes expuesto, los pacientes se sienten “frustrados” por sus realidades, incapaces de afrontar métodos muchas veces indispensables para su bienestar. Sometidos además a profesionales mal pagos, cansados, descontentos, humillados y mal valorados que se encuentran con un ejercicio tedioso y sobrecargado incapaz, muchas veces, de brindar al paciente toda la comprensión, paciencia y afecto que este requiere.

Rta. 2: Sí, es bien sabido que una buena comunicación del médico con el paciente y sus familiares mejoran la calidad de atención y recíprocamente el paciente se conecta mejor con el médico en lugar de realizar una queja, lo comenta con su médico.

Rta. 3: La relación médico-paciente no es mala. La hacen mala: los intermediarios, los burócratas, los abogados, los jueces que piensan en modelos de EEUU, en juicios de Mala Praxis. Pero ese modelo no existe a la hora de pagar honorarios y dar las condiciones de trabajo humanizadas a los profesionales.
Hoy el médico, es la víctima del sistema de salud. Ej. En la provincia de Bs. As. , 2 sueldos son para pagar Caja y Colegio Médico. El tercer sueldo de Hospital es para pagar un congreso anual, con qué vivimos?.

Rta. 4: Sí, porque se podría brindar más tiempo al paciente, mayor atención, realizar seguimiento personalizado.

Rta. 5: Sí estoy convencida de que si uno tiene una buena relación médico-paciente y le da prioridad a la Calidad en la atención habría menos negligencias y demandas en la asistencia sanitaria.

Rta. 6: Me queda claro que las negligencias y demandas en la atención médica se reducirían si hubiera mayor Calidad en la relación médico-paciente.

Rta. 7: Considero que la Calidad es una actitud personal que debe ponerse en practica siempre en la atención médica pero lamentablemente la realidad actual nos supera y hacemos todo lo mejor posible.

Rta. 8: Considero que en la relación médico-paciente es primordial la calidad en la atención no existe una sin otra y en los días que vivimos el paciente exige esa “Calidad”.

Rta. 9: En parte sí, pero la calidad de la atención depende de muchas otras cosas, de la vocación que tenga el profesional, de la formación del médico, pero claro que sí, reduciría el malestar general y la tensión con la que la gente concurre día a día por la vida misma.

Análisis: El 80 % de los profesionales opinó que si mejorase la relación médico-paciente, habría menos reclamos y demandas, siendo esencial la calidad en la atención.
Los restantes niegan que la relación médico-paciente deba mejorar, porque no consideran que sea mala.

Respecto de los médicos, en la gran mayoría se nota que el vínculo de la calidad de la atención médica con los reclamos y quejas de los pacientes no les es un problema desconocido. Incluso, en ciertos casos han propuesto mejoras al sistema.
Por el contrario, una minoría expresó cierta contradicción, al afirmar en la pregunta número 2 que existían quejas de los pacientes en relación a la mala atención médica, y al mismo tiempo afirmar que la relación médico-paciente es buena y no sería necesario, en consecuencia, implementar mejoras en la calidad de la misma.
Sobre las causas y factores que hacen a una mala calidad en la atención, nos llamó la atención aquellas relacionadas con el viejo paternalismo médico, conducta ya dejada de lado en estos tiempos, y de la cual se ha evolucionado.
No podemos dejar de resaltar, las numerosas ocasiones en que se destacó las malas condiciones laborales, de infraestructura y recursos, que impiden desarrollar hoy una buena relación médico-paciente.
Por último, observamos que las quejas y los reclamos no tienen una vía prevista para ser evacuadas, y que en muchos casos se descargan éstas directamente ante el Director del nosocomio, o bien frente al Jefe del Servicio.

ENCUESTAS A PACIENTES

Las preguntas realizadas a los pacientes fueron once, y se buscó una respuesta concreta (si o no).

Ante la primer pregunta sobre cómo calificaría Ud. la relación que entabló con su médico, las respuestas fueron:

A B C D E F G H I J % % %
R B R R R R M B R R 20B 70R 10M

La mayoría dijo que era regular, y una minoría manifestó que era buena, y otra menor opinó que era mala.

La segunda pregunta, consistió en saber si las expectativas que tenía en cuanto a su atención, fueron satisfechas, a lo que obtuvimos las siguientes respuestas:

A B C D E F G H I J % %
N S N N S N N S S N 40si 60no

La mayoría se encontró satisfecha respecto de la atención médica recibida.

En la tercer pregunta indagamos si la consulta recibida le permitió aprender algo más sobre su enfermedad, a lo que contestaron:

A B C D E F G H I J % %
N S S N N S S N N S 50 50

La mitad afirmó haber aprendido sobre su dolencia, y la otra mitad no.

La cuarta pregunta: ¿Encontró adecuado el ambiente físico en donde fue atendido/a?

A B C D E F G H I J % %
N S N N N S N S S N 40 60

El 60% manifestó que no, y el 40% que sí era adecuado el ambiente físico.

La sexta pregunta decía: ¿Cree Ud. que el Personal Auxiliar fue eficiente en su atención?

A B C D E F G H I J % %
N S S N N N N S N N 30 70

La mayoría consideró que el personal auxiliar no fue eficiente en la atención.

La séptima: ¿Se le proporcionó material educativo?

A B C D E F G H I J % %
N N N N N N N N N N 0 100

En la totalidad del los encuestados se registró la falta de entrega de material educativo por parte del profesional.

La octava: Al terminar la consulta, ¿salió motivado del consultorio para realizarse los exámenes auxiliares que le indicaron y para seguir las indicaciones que le dieron ?

A B C D E F G H I J % %
N S S N N S N N S S 50 50

Aquí se registró que la mitad de los encuestados no encontró motivación en la consulta médica para realizar las indicaciones del profesional, mientras que la otra mitad sí.

En la novena se preguntó si el médico fué lo suficientemente claro para que le entendiera cómo tomar los remedios/tratamiento que le indicaron, a lo que se respondió:

A B C D E F G H I J % %
N S N N N N N S S N 30 70

Se registró un alto índice de falta de comprensión en relación a las indicaciones brindadas por el profesional médico.

La décima: Si necesitara una nueva atención, ¿regresaría donde el médico que le atendió o se lo recomendaría a algún amigo o familiar?

A B C D E F G H I J % %
N S S N N S S N S S 60 40

La mayoría recomendaría su médico a otras personas.

La última pregunta, preguntaba si había hecho o no algún reclamo por mala atención médica:

A B C D E F G H I J % %
S N S S S N S N S S 70 30

La mayoría reveló haber realizado alguna vez algún tipo de reclamo.

En los pacientes se hacen evidentes también numerosas contradicciones. En su mayoría recomendarían a su médico, sin embargo no comprenden sus indicaciones, no se les proporcionó material educativo, y consideran su relación con el galeno como regular.
También manifestaron no sentirse seguros respecto de las condiciones físicas donde se les prestaba el servicio.

Conclusiones

La calidad de la asistencia sanitaria depende de la adopción de una aproximación sistemática, integral e interdisciplinaria.
La introducción de la gestión total de la calidad no significa empezar desde cero, sino que se refiere a organizar lo que se hace dentro de un marco sistemático, usando dicho marco para guiar acciones futuras y para revaluar lo que se está haciendo.
Independientemente de la aproximación a la calidad que elija un servicio, ésta debería tener un carácter general y de conjunto, es decir, de toda la organización.
Esto significa implicar a todo el personal, que sea parte de la labor cotidiana, que sea equilibrada (cubriendo las tres dimensiones de la calidad: administrativa, para el cliente y profesional), sistemática, cíclica y perdurable.
Allí siempre deberá estar presente la tarea del auditor: controlando, evaluando, previendo e informando, para contribuir a este proceso de mejora contínua.
De esta manera se podrá disminuir los riesgos y sus consecuencias físicas, psíquicas y económicas en los pacientes, familiares y personal sanitario, cumpliendo así con la finalidad de mejorar la calidad, seguridad, humanidad, eficacia, eficiencia y disminuir los costos por reclamaciones. Creemos que el futuro no se puede prever, si se puede preparar, y allí debe hacerse presente el campo de acción de la auditoría.
Por sí sola la instalación de un sistema de calidad no asegura que necesariamente deba generarse una mejoría y que no se presenten conflictos. La calidad, si bien es cierto que debe ser planificada, no se impone “desde arriba” pudiendo asistirse a un fracaso si no se cuenta con el compromiso y la motivación de cada uno de sus integrantes.
Pero creemos definitivamente, que para emprender un camino hacia la calidad de la atención médica en un determinado organismo de salud, el primer “capítulo” debe ser el compromiso de su dirección o nivel jerárquico superior, de lo contrario, no se encontraría el apoyo institucional necesario para generar cambios o realizar las correcciones que se requieran.
Investigando nos dimos cuenta que una mala calidad de atención médica se origina por múltiples factores: malas condiciones laborales, deficiencia en recursos, desorganización, etc.
Percibimos a los médicos como incomprendidos muchas veces por los pacientes respecto a la realidad de las condiciones en que se desempeñan, exigiéndoles estos niveles de calidad en la atención médica difíciles de implementar en dicha situación.
Los pacientes, por otro lado, revelan cierto conformismo con la calidad de la atención que se les brinda, y presentan un registro de calidad parcial, esto es, identifican la calidad de ciertos sectores o servicios del nosocomio por separado, pero no en forma global.
Nosotros creemos que ambos, médicos y pacientes, son “víctimas” de esta situación, y que a cualquiera de estos dos actores se les haría muy difícil revertir un sistema de mala calidad sin educación, programas, parámetros o estándares definidos previamente.
Consecuencia de esto último, explica en muchos casos las respuestas de los médicos que referían “hacer lo que podían” o que personalmente actuaban de tal o cual manera frente al problema.
Comprobamos parcialmente el cumplimiento de nuestra hipótesis, ya que observamos que la gran mayoría de los pacientes había realizado alguna vez algún reclamo por mala atención médica, incluso la mayoría de ellos no se hallaban conformes con la relación actual con su médico; y los profesionales, por su parte, en casi su totalidad habían recibido quejas o reclamos por mala calidad de la atención médica, pero no podemos hacer a un lado la multiplicidad de causas que llevaban al deterioro de la relación, tal como las descubrimos y nos fueron planteadas: pésimas condiciones de trabajo, irregularidades que exceden a los profesionales, falta o deficiencia en los recursos disponibles, etc.
Es decir, que verificamos que los médicos no serían solamente ellos los responsables de los reclamos o quejas por la mala calidad de la atención médica, sino que el problema es más complejo, e involucra a todo el sistema de salud en su conjunto.
Las propuestas que se nos ocurre acercar para contribuir a la mejora que la calidad en la atención médica, son las siguientes:

 el diseño de un sistema permanente de evaluación-mejoramiento que utilice múltiples técnicas.
 considerar los problemas como oportunidades para perfeccionar los desempeños institucionales o individuales.
 Educar al la paciente en sus derechos y obligaciones.
 Lograr un compromiso general o “cultura de la calidad” que impregne a toda la institución.
 El mejoramiento de las condiciones laborales del personal médico y no médico de la organización.
 Implementar controles y mejoras en el aprovechamiento de los recursos disponibles.

La auditoría es fundamental en tanto cumple funciones esenciales como la de asesorar, reportar y mejorar, la calidad del cuidado de cualquier organización médica.
Tal como sucedió en nuestra investigación, la auditoría permite conocer o detectar situaciones problemáticas o mejorables, incorporar mejoras, comparar con otras instituciones, incorporar o definir nuevos valores en concordancia con las mayores expectativas de los pacientes. También, permite prevenir futuros reclamos o quejas de los pacientes inconformes, como bien resaltaron algunos profesionales respecto del problema del nosocomio auditado.
En definitiva, la auditoría es una herramienta que bien aprovechada en un caso como el planteado, contribuye a lograr beneficios en toda la población.

Anexo

Fuentes de referencia

Bibliografía

 FELD S. RIZZI CH, y GOBERNA A., El control de la atención médica. López Libreros Editores. Bs. As. 1978.

 ARANGUREN, E. A., y REZZÓNICO, R. A., Auditoría Médica. Garantía de Calidad en la atención de la Salud. Centro Editor de la Fundación Favaloro, Bs. As., 1999.

 RENCORES G., Auditoría Médica en la Gestión de Riesgos y manejo de conflictos, II Seminario Internacional del Derecho Sanitario, Santiago, 2002.

 Ortega, Benito, La Calidad de los Servicios Sanitarios, Barcelona, 1994.

 DONABEDIAN, A. La calidad de la asistencia. ¿Cómo podría ser evaluada?, JANO, 1989.

 VARO, JAIME. Gestión estratégica de la calidad en los Servicios Sanitarios. Un modelo de gestión hospitalaria, Ed. Diaz de Santos, S. A., 1994.

 SCHIAVONE, MIGUEL ÁNGEL. Gestión en tiempos de crisis, Editorial Rev. de la Soc. Arg. de Adm. de Organizaciones de atención de salud, 2003.

 SCHIAVONE, MIGUEL ÁNGEL, Diagnóstico de situación, Hospital Fernández, 1989.

 SCHIAVONE y colab., Satisfacción de pacientes. “El paciente eje del accionar del Hospital Público”, Presentado en las XIV Jornadas Científicas del Hospital Fernández, 1997.

 CARNOTA, WALTER, La salud como bien constitucionalmente protegido, en “Responsabilidad Profesional de los Médicos”, La Ley, Buenos Aires, 2003.

 CSJN, 1999/07/06, Schauman de Scaiola, Martha S. C/ Provincia de Santa Cruz y otro RCyS, 2000-477.

 Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial, Sala C, 1991/08/08, Teixidor, Roberto E. C. López Gramajo, Roberto y otro. LL, 1992 – D, 292.

 GARAY, OSCAR ERNESTO, La necesidad del derecho médico preventivo, en “Responsabilidad Profesional de los Médicos”, La Ley, 2003, pág. 223.

 Decreto 1424/1997 de Programa de Garantía de Calidad de la Atención Médica, disponible en http://www.msal.gov.ar

 Encuestas de opinión y de satisfacción a profesionales médicos y pacientes del Hospital General de Agudos Donación F. Santojanni.

 Highton, Elena, y Wierzba, Sandra, La relación médico-paciente: El consentimiento informado, Ad Hoc, 1991.

calidad_de_la_atencion_medica.doc

Acerca de Auditoras Medicas

INFORMACIÓN PERSONAL Nacionalidad: Argentina Edad: 31 años Lugar de nacimiento: Alcira Gigena – Pcia. Córdoba PRIMARIO Escuela General Manuel Belgrano: 1983 – 1990 SECUNDARIO Colegio Nuestra Señora del Carmen: 1991 – 1995 Bachiller con orientación docente. UNIVERSITARIO Universidad Nacional de Córdoba: 1996 – 2002 Médico Cirujano. · Post Grado Gerenciamiento Gestión Calidad de Salud – Instituto Reeserch Buenos Aires 2007 · Post Grado de Auditoría Médica – Fundación Aurora - Tucumán 2007 EXPERIENCIA LABORAL Universidad Nacional de Córdoba – Córdoba Ayudante Alumno en la Cátedra de “Anatomía Normal “. Clínica de la Concepción – Río Cuarto, Córdoba. Cirugías gastrointestinales Sanatorio Privado Río Cuarto – Córdoba Cirugías traumatológicas Hospital Italiano – Córdoba Cirugías urológicas Hospital Pediátrico – Córdoba Ayudantía cirugía y clínica oftalmológica Hospital del Milagro – Salta Pasantía de clínica médica Hospital San Bernardo Concurrencia de oftalmología Clínica y cirugía oftalmológica Guardia oftalmológica Auditoría Médica Secretaria de Asistencia Médica y Promoción Social Plan provincial “Vamos a Ver “ Plan Vida Instituto Pasteur Docente en la materia “instrumentación y Técnica Quirúrgica Oftalmológica III” Instituto Provincial de Salud Medica Auditora ASISTENCIA A CURSOS Y CONGRESOS · Tiroides 2002 Jornadas de Actualización · Jornadas de actualización continua en medicina fliar y gral · II Jornadas de neumonología 2002 · Jornadas de actualización en mastología · Módulo de sepsis y shock séptico · I Jornadas interprovinciales de actualización de cáncer de cuello · Uterino y mamas · Jornadas de oftalmología Hospital San Roque – Córdoba · XVII Congreso Argentino de Oftalmología – Rosario · Aspectos neurológicos, oftalmológicos y sistémicos de la lepra – · Hospital San Bernardo – Salta. · Trabeculectomía de pequeña incisión evitando cápsula de Tenon · Implantes en glaucoma · Curso Anual 2004 –Buenos Aires · Curso anual en retina y vítreo, córnea y glaucoma · Rebecos 2004 · Ateneos interhospitalarios 2003 Nuevo hospital el Milagro · Queratopatía · Endoftalmitis · Visión Subnormal · Retinopatía Diabética · Curso Anual de Glaucoma – San Salvador de Jujuy · Jornadas de Actualización de neuro-oftalmología · XIV Curso Regional Panamericano – Córdoba · Curso Anual CAO – SAO 2006 · Curso Internacional de Oftalmología – Tucumán 2006 · Post Grado Gerenciamiento Gestión Calidad de Salud – Instituto Reeserch Buenos Aires 2007 · Fortalecimiento Institucional – Hospital San Bernardo 2007 · Post Grado de Auditoría Médica – Fundación Aurora - Tucumán 2007 TRABAJOS CIENTIFICOS REALIZADOS Recursos Humanos – Hospital Central – Río Cuarto Polineuropatía en la población de la pcia. de Córdoba Aborto Cardiopatías Congénitas en niños de la pcia. de Córdoba en Relación con la población total de niños de la Argentina y del Mundo Incidencia de casos de linfoma primario de bazo, sus manifestaciones clínicas y radiológicas Módulo optativo de cardiología pediátrica Módulo optativo de Bioética Eutanasia

Publicado el 27 enero 2008 en Atencion Medica, Auditorias Medicas. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. y6n66lo-6mmpsr2-tw6q9039-0 http://lowcostautoinsurance.escape.to#1
    car insurance
    [url=http://finance.groups.yahoo.com/group/insurance-/#3]auto insurance[/url]
    [url]http://stop.to/carinsurance#4[/url]
    [http://webalias.com/lifeinsurance#5 life insurance]
    “life insurance”:http://lifeinsurance.iMegastores.com#6
    [LINK http://wholelifeinsurance.fun.to#7%5Dwhole life insurance[/LINK]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.556 seguidores

%d personas les gusta esto: